DE CONTRATAPA DE CRITICADIGITAL

Ay, Marcelo Vi ShowMatch, como algunos millones más de personas. Y explicar por qué me parece tan malo merece un par de aclaraciones previas. Quiero ser cuidadoso, porque es inevitable que mi opinión se cuestione como mero prejuicio, típica versión de intelectuales elitistas que no comprenden “los gustos de la gente”. Pero mi juicio no se produce desde un presunto “deber ser” culto, que le reclama a la televisión que se transforme en vanguardia estética o a la música popular que respete los cánones eruditos. No: es posible –es imprescindible– hacer crítica de la cultura de masas desde sus propios estándares, desde sus propias pautas. La cultura de masas tiene también reglas estéticas, variadas y complejas –se trate de música popular, de ficción televisiva o cinematográfica, de radio, de noticieros, de documentales–. Juzgarla desde otro lugar no es elitismo: es un grosero error teórico.Pero eso no significa ceder al chantaje de la “popularidad”: el argumento de que “a la gente le gusta” no es un argumento, sino un renuncio crítico. Explicar el éxito de los programas de Tinelli no puede implicar abandonarse a los cantos de sirena de un populismo simplón. Exige desmenuzarlos estética y formalmente: cosa que pocos hacen. Es significativo que la mayoría de las coberturas haya coincidido en elogiar su despliegue, su producción, su exuberancia y, muy especialmente, su rating, pero que casi nadie se haya detenido en juicios un poco más analíticos. Por ejemplo: que es aburrido, redundante, previsible y muy pero muy conservador –y no estoy hablando de política, sino de estética televisiva–. Vi los dos primeros programas: no asistí a las danzas infantiles, que reservo para otro momento. Ambos tuvieron la discutible virtud de dormirme, cosa rara para un programa tan histérico y gritón. Afortunadamente, la infinita gentileza de Canal 13, que vive repitiendo el programa a lo largo y lo ancho de su programación, me permitió ver lo perdido. Y por eso insisto: el principio que ordena el show es la redundancia. Todo ocurre dos veces –y también tres–. Nada pasa en el programa sin que Tinelli lo cuente antes a los gritos –o que la barra de amigos lo subraye fuera de campo–. Lo más notorio fue el tratamiento de la famosa apertura-parodia de Lost: debimos soportar largas peroratas previas que nos anunciaban lo increíble de lo que íbamos a ver, el despliegue, la superproducción. Hasta, para colmo, pasar un fragmento de Lost antes de la apertura tinelliana propiamente dicha. Y eso es una grosería: si vas a hacer una parodia, no se puede poner primero el texto parodiado. Eso viola cualquier norma, culta o popular: si no se confía en que el público reponga por las suyas el texto que se va a parodiar –o citar u homenajear o parafrasear o lo que sea–, la parodia pierde todo sentido. Es como imaginar a Los Simpson –viejos cultores de la parodia televisiva– pasando fragmentos de Citizen Kane de Orson Welles antes de su “Citizen Burns”. Tinelli entiende que su público es idiota: entonces, le explica todo antes. Juicios similares merece la coreografía de apertura. Yo no entiendo de danza –los que saben son Lafauci, Casán, Alfano o Sofovich, como es público y notorio– pero hace rato que las coreografías parecen consistir en un montón de gente haciendo gimnasia y corriendo de aquí para allá. Supongo que tiene que ver con la figura del coach: si en vez de coreógrafos se usan coaches, es como tener a Bilardo dirigiendo el Ballet Estable del Colón. Lo cierto es que el despliegue de 4.567 bailarines en escena no es un mérito en sí mismo: todo era para rodear a Hernán Piquín, que baila de veras, pero le tocó hacerlo con la Archimó, que baila de mentira –y por eso pifió como pifió–. Respecto del otro evento central de las primeras noches, la sitcom con Francella también fue muy pobre. Primero, porque llamarla sitcom es una tilinguería: como mucho, fue un cuadro de comedia. Segundo, porque Tinelli actuando es un mamarracho. Y, tercero, porque Francella es otro invento: tiene un repertorio de cinco caras –sorpresa, picardía, complicidad, calentura y decepción– que va rotando según la situación, acompañado del verso socarrón, machista y porteñocéntrico que ya debería habernos saturado. Quiero decir: ya sé que no es Billy Cristal o Bill Murray, pero tampoco es Olmedo. El espacio no me da para ocuparme también de lo obvio: que a los 15 segundos se había dicho “mierda” por primera vez, por ejemplo, y que a partir de allí las groserías se acumularon sin tino; o que el “humor” tinelliano consiste, como siempre, en el gaste, la guasada, la homofobia; o que el machismo es tan descomunal que se vuelve parte del paisaje. Sí quiero asegurar que soy optimista: que tenemos derecho a una cultura de masas mejor, que puede existir, que debe existir. Pero que no es ésta. El show de Tinelli consiste en la exhibición de misoginias machistas y mediocres, sin demasiadas ideas, lideradas por un tipo que nos grita durante dos horas. Y que nos falta decididamente el respeto, a nosotros, a “la gente”.

22 comentarios:

Nomuchio dijo...

Insisto, para algo se inventó el control remoto...
ufffffffffffffffff!!!

Anónimo dijo...

es verdad, existe el control remoto, pero hay que reconocer que
todo lo escrito es verdad. tinelli
trabaja para los idiotas.
para vos peon: clap...clap...clap..
van mis aplausos.

tomson dijo...

Estos son uno de los tantos que critica a Tinelli, pero obvio vive de el.
Coincido el control es un arma poderosa.
Saludos Peon!!

Anónimo dijo...

no jodan, el que escribio esto tiene razon , pasa a que los tontos que ven tinelli no se dan cuanta , tampoco saben leer tanto texto

Natalia dijo...

Los críticos critican, están para eso. A veces concordamos y otras no. No significa que su crítica deba ser aceptada ni masiva. Creo que hizo una buena descripción del programa pero Tinelli sabe exactamente lo que vende, es su virtud.
Saludos Peón

Blmp dijo...

cuando hay que explicar una idea, deja de ser creativa...

cuando dicen que el control remoto es "fundamental", amparan la falta de creatividad

Anónimo dijo...

Cuanta razón tiene este muchacho. Pero es lo que nos quedó de la época de Menem, que va hacer. Pan y circo.

Anónimo dijo...

Tiene razon, pero el de Tinelli no es el unico programa para "lamasa" que cae en esto, sin embargo es el que mas se critica. Me hace acordar a la epoca del periodismo amarillo..la exclusividad de este mote la tenia Mauro cuando en realidad muchos periodistas serios tambien caían en lo mismo porque garpaba..pero no, Mauro era el amarillo, del resto no se decia nada.

Nancy

Dark Guetto dijo...

Si lo mirmamos desde el mismo analisis antropologico que hizo el tipo este [si, porque practicamente los trató como una tribú de los Wichis (los asaltados por Cirio)] todos los programas de TV abierta son una bosta y se menosprecia al público.

No se gente, no se sulfuren, esta canal A y Encuentro, pero hay que poner tarasca y pagar el cable.

TESSA dijo...

CON RESPECTO AL PROGRAMA APERTURA:
MUCHO RUIDO Y POCO TALENTO...

COINCIDO PLENAMENTE EL ANALISIS DEL PEON, EN CUANTO:
PIQUIN Y ARCHIMO
FRANCHELA
LOS MISMOS INUTILES DE SIEMPRE.

FALTA VER LO DE ESTA NOCHE, LA SECUENCIA POLITICA, DONDE NOS DAREMOS CUENTA SI LOS KK ENTREGARON UN SUCULENTO SOBRE A TINELLI...O NO...

TENIA MUCHA EXPECTATIVA CON BAILANDO KIDS,
PERO ME DI CUENTA QUE TINELLI PUSO A LA GORDA AGRANDADA EN EL JURADO PARA QUE INICIE KILOMBOS CON EL RESTO,
LO CUAL ME DESAGRADA MUCHISIMO,
POR LO TANTO, NO SE SI LO SEGUIRE VIENDO...

POR ULTIMO FELICITO A PEON POR SU ANALISIS TAN CERTERO.

Xules dijo...

Me parece que decir que el control remoto es un arma o que también está canal A o Encuentro es reducir la cuestión a un simplismo patético, tan paupérrimo como Tinelli mismo.

the real FIONNA SHAW dijo...

yo nunca en mi vida he visto un programa de marcelo, pero por mas que lagente no lo vea, o haga zapping, el sopor neuronal que genera, termina por salpicarte, por eso es bueno estar alerta. muchagente creé que la vida es tinelli, entonces ahí es donde está la trampa.

creo que J.G. Ballard en varios de sus libros habla de ese efecto.

Anónimo dijo...

un embole este post, encima, largoooooooooo.............

Anónimo dijo...

no entendi... esto lo escribio el peon o es la contratapa de Critica?

EL PEÓN dijo...

CONTRATAPA DEL DIARIO CRITICA DIGITAL... A LOS QUE LES PARECE LARGO... ES OBVIO QUE LES RESULTE UN EMBOLE... POR ALGO MIRAN TINELLI!

Lidia dijo...

Me pareciò magnpifico¡¡¡nunca leì una opiniòn tan ajustada y certera.No lo vi,(por suerte)sòlo la parte de Gasalla.y hasta Gasalla estaba pèsimo¡y Xules,es verdad,reducir èste anàlisis al control remoto,es simplista y ofensivo,vos lo dijiste mejor...asì que la Archimò baila???con pseudo bailarines,con un Hernàn Pìquìn,mostrò la hilacha¡,por suerte ,vi solo un pedacito en otro programa.Muy buena la nota.ùnica.

Anónimo dijo...

tinelli es un vendido, hace el programa con gente sin educacion y sin cultura la mayoria gatos cascoteados,´pero bueno miren quienes nos gobiernan y se daran cuenta q en este pais no les importa nada la educacion , lo q pasa q a la ohra de votar convienen q sean ignorantes porq de otra manera no ganan

Anónimo dijo...

hector, todo bien Hasta que te metiste con francella jajaja.
No, la verdad tenes razon

EL PEÓN dijo...

NO ES UNA NOTA MIA!!! ES LA CONTRATAPA DE CRITICA!!! QUE LA COMPARTO

Nomuchio dijo...

Uffffffff, hay tanto filosofo al pedo, comiendo mostacholes rayados y salpicandosé la corbata con tucoooooo!!! que me dá asquito mirá....

Besis Pión!!!!

Anónimo dijo...

Che Peon...y si te dedicas a TRABAJAR????? puede ser? Parece que estas caliente con Tinelli, le dedicas tantos temas! uf

Anónimo dijo...

Tinelli es para los que vuelven de trabajar todo el dia y a esa hora estan fusilados, buscando en la tele mas que nada estimulos visuales, risa facil, nada que estrese ni que haga pensar demasiado. No me parece mal, la tele en si es para eso, para cultura estan los libros, los documentales, las buenas peliculas. De todas formas no hay que menospreciar el poder q tiene la television sobre las mentes debiles. A mi me hicieron reir las imitaciones de politicos, de ahi a tomar una inclinacion a favor o en contra, hay un abismo. No hablemos de humor fino o de humor grotesco, el humor es bueno si cumple su funcion: hacer reir. Y la risa hace bien.

LOS SEGUIDORES DEL BLOG DEL PEÓN