INFORME ESPECIAL. PRIMICIA.

Bernardo trató de pedir toda su vida que no le sucediera lo que sufrió a la hora de su muerte. Bernardo es Neustadt y por primera vez en años los medios lo vuelven a tener en cuenta. La revista Caras ha publicado un informe de cómo fueron los últimos días del periodista mas influyente en el país de todos los tiempos. Bernardo era un persona que no podía estar solo, era inquieto y buscaba estar con gente siempre. Asmático y con problemas de corazón que remediaba con la medicación correcta que los mas cercanos dejaban muy cerca de sus manos y en todos lados. En el baño, en el auto, en la oficina y rigurosamente en sus ropas. Bernardo había advertido a algunos cercanos que algo no funcionaba bien en su vida. Notaba que en los últimos tiempos se sentía descuidado, triste, solitario y según definen sus colaboradores “Bernardo se sentía cercado” . No tenía dinero encima , nunca manejaba dinero pero sus compañeras, esposas, contadora y algunos cercanos son los que le proveían constantemente de algunos pesos . Todos los cañones apuntan a su última mujer, abogada de carácter muy fuerte, que dicen que cambió radicalmente de actitud después de su casamiento en secreto. El gran miedo de Berni eran, paradójicamente, los medios. Y sostenían que de enterarse de esta situación lo someterían al escarnio público. El entorno de Bernardo había cambiado y no por elección propia sino porque no le permitían reunirse con mucha gente… los empleados de la casa dicen que “había algo que parece que no quisieran que se supiera…”. Otros mas arriesgados dicen que Bernardo estaba en un geriátrico de lujo que era su propia casa y hasta le vigilaban la cantidad de llamadas telefónicas, si se bañaba y a que hora se dormía y se despertaba. Hablan además que la vida intima con su última esposa no existía y que Bernardo recurría a sus dos amores verdaderos que eran Any y Claudia Cordero con las que mantenía una relación de amistad muy estrecha. A tal punto había llegado las directivas de la nueva señora de la casa que había despedido a todo el personal cercano desde hace años a Bernardo y hacía intentos de despedir a Héctor, su chofer y mano derecha, pero Bernardo lo había resistido hasta minutos antes de su muerte. Bernardo no manejaba, no sabía hacerlo, y sentía que sacándole el chofer era cortar definitivamente las relaciones con el mundo. Cuentan quienes fueros habitantes de la casa que Bernardo estaba triste y deprimido por esta situación pero su esposa argumentaba que “esto a esta edad suele suceder, enloquecen”. Cuentan otros, que por ahora prefieren quedar en el anonimato, que hasta el teléfono celular le habían cortado. Sitiado en un geriátrico de lujo dicen que Neustadt quería reunirse con amigos lo cual le era rotundamente negado y su secretaria personal se quedó como recuerdo con un perrito que Bernardo amaba y que era lo último que le quedaba ya que los perros doberman habían sido regalados a otras familias con el pretexto que era un estorbo. Sin perros, sin auto, sin amigos, sin teléfono y sin dinero disponible Neustadt estaba definitivamente solo. Era un hombre rico viviendo la historia del hombre pobre que había comenzado a ser periodista en algún momento. Algunos aseguran que se le había cortado hasta la posibilidad de hablar con Clara Mariño que Bernardo consideraba una hija y a la cual les regalo las oficina de Puerto Madero hace ya unos años. A un año la muerte del periodista merece ser investigada ya que el médico diagnosticó muerte natural y no se le hizo autopsia alguna y el dinero de Bernardo no era poco, algunos calculan fortuna millonaria en dólares. Cuentan que la relación con su última mujer era terrible, un Bernardo lúcido que había perdido los estribos habría llamado a un colaborador y le habría dicho “en el caso que me pase algo raro te pido que investiguen”. Algo raro será la muerte?. Todo el entorno no soporta ni que se nombre a la última esposa de Bernardo Neustadt, algunos heridos por un despido injustificado que los habría dejado en la calle de la noche a la mañana y además por ese trato “tan cruel” contra un tipo grande que solo quería vivir la vida con el esplendor de otros años. “Todo era tan raro que cuando lo llevábamos a las reuniones con Claudia o con alguna otra persona debíamos hacerlo en secreto y en horarios en los que la señora no llamaba o no había posibilidades que viniera a controlar”. Cuentan las fuentes que la relación con los hijos de su viuda eran pésima, lo trataban de “viejo de mierda” cosa que a Bernardo lo angustiaba y decidieron por eso vivir separados. Los chicos cambiaron radicalmente su standart de vida y hasta cuentan que se manejaban con seguridad y habían comprado un importante auto importado para que los llevaran a sus distintos menesteres diarios. Y que después que dejaron la casa de Bernardo para irse con su madre nunca mas tuvieron contacto con Neustadt. Otros aseguran que Bernardo le había imputado en cara a su viuda que una caída que había tenido y por los que rodó por una escalera no había sido un accidente… sino que lo habían querido matar. Los peores intencionados y que estarían dispuestos a declarar dicen que Bernardo había descubierto una infidelidad de su viuda con un muchacho con el que venía noviando antes e conocer al periodista. Todo, hoy, es muy sombrío sobre los últimos días de Bernardo Neustadt y según me contaron pedía ayuda a gritos, pero estaba solo, lo habían dejado solo y aislado como para que alguien no se entere algo.

10 comentarios:

Vance dijo...

y bueno, que se le va a hacer, todo se paga en la vida........

David Banner dijo...

Era un visionaro cuando por TV proclamaba"no me dejen solo"

lidiaazul dijo...

Todo vuelve...hay varios que serìa hora que empiecen a pedir perdòn...

Willowcita dijo...

Damián Rojo en el programa de Chiche contó que hace años que estan vendiendo la ropa de Berni en Juan Perez.
además de que los vecinos encontraron fotos y archivos tirados en la basura.
una pena.

Simple Vida dijo...

Se podria haber ido al Penal de Marcos Paz, a compartir celdas VIP con sus amigos de toda la vida! Como no lo penso?

helllllen dijo...

Todo su dinero malhabido no le compró una vejez digna. que. se. joda.

andypancha YO NO FUI dijo...

COSECHARAS TU SIEMBRA.

marina dijo...

La verdad que no siento un carajo de lastima por este tipo, pero la viuda y su familia son flor de hijosdep****

Que plato! dijo...

Haces el mal...te vuelve el doble!.

macarena dijo...

le paso igual que a todos los viejos verdes que quieren terminar su vejez con una pendeja, al igual que javier portal, el hermano de emilio disi que no me acuerdo el nombre y la lista sigue, lo mismo le va a pasar a sofovich, dentro de poco, que creen estos viejos que una mina 30 o 40 años menos que ellos estan ahi por amor, y que le gusta estar al lado de una persona asi, aveces pienso como personas tan inteligentes cometen el mismo error, sera por creerse dioses aunque se caen a pedasos

LOS SEGUIDORES DEL BLOG DEL PEÓN